spinner

Los siete pecados QApitales

En el día a día de los proyectos es habitual encontrarse con ciertas actitudes que impiden que las tareas de calidad se realicen de forma adecuada, son los “Pecados QApitales”. En este artículo vamos a explicar algunos de los más comunes, para evitar la tentación de cometerlos.

En el mundo del desarrollo del software es necesario realizar actividades destinadas a mejorar la calidad de los productos (QA), pero existen casos en los que por varias razones, estos procesos no se llevan a cabo. En BBVA Next Technologies somos conscientes de ello y desde la tribu de QA ponemos los medios necesarios para identificar esas situaciones y ponerles remedio.

Pecado uno: optimismo patológico

Es quizás el pecado más común… Ser positivo desde luego aporta un valor increíble, pero cuando lo somos en exceso, nos confiamos, pensamos que nada puede salir mal y creemos que no es necesario tomar precauciones.

Se da en cualquiera de los roles implicados en el desarrollo. Es normal que en la realización de labores creativas, tengamos seguridad en lo que creamos, pero no debemos caer en el exceso confianza.

El problema se agrava cuando son los product owners los que pecan de ser demasiado optimistas, dando menos prioridad, o ninguna, a tareas de QA frente a otras, dejando el producto expuesto a errores que hubieran sido fáciles de descubrir de otro modo. Desarrollar únicamente los casos “Happy Path” y olvidarse de los “corner cases” de las funcionalidades es un ejemplo habitual de ello.

En este sentido, los Ingenieros de QA a veces olvidamos que con las pruebas se demuestra la presencia de errores, pero no siempre se puede asegurar su ausencia. Es muy común tener demasiada fe en las pruebas automáticas, por ejemplo. Como recomendación, creo que es un buen ejercicio pararse a pensar qué ocurriría si las cosas no suceden como se espera.

Pecado 2: soberbia técnica

Muchas veces creemos que por tener una excelente preparación o contar con muchos años de experiencia no se cometen errores o que, si se producen, van a ser insignificantes. En algunas ocasiones, esto nos lleva a no poner el suficiente interés en buscarlos o prevenirlos, lo que aumenta el riesgo de que los productos no obtengan la calidad deseada.

He trabajado con muchos, y muy buenos, profesionales y he visto cómo aparecen bugs en todas las ocasiones, ningún ser humano está exento de cometer errores.

Por este motivo recomiendo que seamos conscientes de que el mundo del software es muy complejo y resulta complicado controlar las consecuencias que puede tener cualquier cambio, por pequeño e inofensivo que parezca.

Pecado 3: pasividad

Este es un pecado en cualquier ámbito. Hay ocasiones en las que, a pesar de ser conscientes de las necesidades de calidad, las dejamos de lado por considerar que pueden ser poco interesantes, que no existe riesgo o que no va a servir para mucho.

Las rutinas del día a día puede hacernos caer en ello, aquí el rol de QA debe recordar al equipo por qué debe continuar aplicando la estrategia de calidad y haciendo partícipe a todos los integrantes.

Cuando nos asalte la pasividad, debemos saber que, aunque nos cueste, solo la tranquilidad que nos aporta tener en cuenta la calidad en el proceso ya justifica tener en cuenta las variables QA.

Pecado 4: ahorro de costes

Si consideramos el coste a corto plazo de dedicar esfuerzo a la calidad, podría pensarse que no tenerla en cuenta es un ahorro. Sin embargo, se debe realizar también el cálculo del coste de no hacer este esfuerzo, ya que si no localizamos los errores cometidos, éstos permanecerán en el producto, poniendo en riesgo su éxito. Además, como sabemos el coste de su reparación aumenta a medida que el producto crece.

Pecados QApitales

Todos nos hemos topado con bugs encontrados en entornos de producción y sabemos los problemas que conlleva: conseguir reproducir el error en entornos previos, simular las condiciones de producción al máximo, investigar funcionalidades que se desarrollaron hace tiempo (y quizás las personas que lo hicieron ya no están en el equipo), etc

Pecado 5: las prisas

Un error muy extendido es sacrificar la calidad cuando el tiempo apremia. Entonces los errores se multiplican y sus consecuencias frenan el avance del desarrollo algo que es, simplemente, contraproducente.

Si se dispone de poco tiempo, en mi opinión, es preferible hacer entregas de valor real con calidad frente a cantidad de funcionalidades de dudosa calidad.

Las conocidas subidas a producción a última hora, en las que se toman soluciones ad-hoc para los problemas que se van sucediendo mientras se intenta que todo funcione son ejemplos de este pecado.

Optimizar los procesos de calidad y basar la calidad en riesgos (poner el foco de la calidad en los aspectos que mejor necesitamos que funcionen) puede ser una buena medicina para enfrentarse a este pecado.

Pecado 6: infravaloración técnica de QA

Aunque estemos concienciados y dediquemos esfuerzo y tiempo a la calidad, es necesario hacerlo de la manera apropiada. En muchos casos el desconocimiento nos hace infravalorar estas materias, lo que conlleva a una aplicación insuficiente o injustificada de las técnicas de QA, llegando a una situación frustrante en cuanto a la calidad y perdiendo en ocasiones la fe en estas metodologías..

Con la máxima de que todos somos responsables de la calidad existe una tendencia a que sean los desarrolladores en el equipo los que se hagan cargo de dichas tareas. Hasta este punto es correcto, el problema aparece cuando los equipos no disponen de los conocimientos suficientes y se da por supuesto que son tarea simples, muchas veces por ignorancia de los responsables. Las pruebas acaban por simplificarse e incluso por falsearse sus resultados, se convierten en un trámite burocrático para las entregas.

Aquí mi recomendación es, como siempre, formación, formación y más formación: es fundamental y adquirir experiencia para poder aplicar correctamente los conocimientos de QA, tanto por los desarrolladores como por su responsables (al igual que ocurre con cualquier otra materia).

Pecado 7: lo que conocemos como “postureo”

Según la RAE, el postureo es una “actitud artificiosa e impostada que se adopta por conveniencia o presunción.” Un pecado que consiste en dar la apariencia de hacer todo lo posible por cuidar la calidad, pero realmente no hacerlo. Tener expertos en el equipo, pero ignorar sus consejos no suele ser, como nos podemos imaginar, buena idea.

Recuerdo un proyecto en el que de puertas para fuera el Product Owner presumía de las técnicas de calidad que se hacían en su proyecto, pero de puertas para adentro decidió dejar de invertir tiempo en automatización de pruebas, ya que (decía) no le aportaban valor. Obviamente el producto no cumplió con lo esperado y, pasado un tiempo, se tuvo que rehacer de cero.

Siempre debemos pensar que es mejor “ser” que “parecer” y beneficiarse de los frutos del trabajo bien hecho.

¿Cómo evitarlos? Define una estrategia y cúmplela

Estos siete pecados QApitales son más comunes de lo que parece y a menudo nos surge la tentación de caer en ellos. Para no ceder debemos definir una estrategia de calidad realista y cumplirla, haciendo partícipe a todos los implicados en la creación del producto, ser humildes y valorar el rol de QA al igual que valoramos cualquier otro rol en el equipo.

En BBVA Next Technologies tenemos un modelo de generación y transmisión de conocimiento que está ayudando a nuestros compañeros, tanto a valorar las tareas de QA, como a aprender a realizarlas correctamente.

Pensar “puede que las cosas no ocurran de la manera esperada”, y poner los medios oportunos para estar preparados cuando suceda puede ayudarnos a eludir las consecuencias de estos siete “Pecados QApitales”.

“Cambia antes que tengas que hacerlo”
Jack Welch

¿Quieres saber que más cosas hacemos en BBVA Next Technologies?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, brindarle una grata experiencia y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando por este sitio web, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información accediendo a nuestra política de cookies aquí.