spinner

7 casos de uso de inteligencia artificial (IA) en nuestras vidas

Que dé un paso adelante aquel que desde hace un mes no haya oído, leído o visto algo relacionado con la inteligencia artificial (IA). Puede que me equivoque, pero me arriesgaría a decir que todos los que estáis leyendo este artículo no podríais dar ese paso.

Desde hace un tiempo, es casi imposible que pase un día sin que haya una noticia sobre IA. Nos hemos propuesto aplicar inteligencia a todo lo que nos rodea y lo cierto es que lo estamos consiguiendo: aspiradoras que limpian el suelo, asistentes de voz, robots de cocina…

 

bbva-next-technolgies-blog-IA

 

En este post vamos a detallar algunos ámbitos en los que se utiliza la AI (en algunos casos para tratar de desentrañar cómo ha evolucionado esta tecnología y cómo está cada vez más presente en nuestro día a día.

¿El ser humano ha creado ‘inteligencia’?

Resulta que la evolución de la humanidad y su inteligencia comprende millones de años durante los cuales hemos aprendido a cazar, cómo hacer fuego y cosechar, hemos inventando la rueda, la imprenta, los motores, etc. Y de repente, en 1950, Alan Turing formuló el Test de Turing para comprobar si una máquina podría demostrar un comportamiento inteligente similar al de una persona. En algo menos de 70 años hemos desarrollado un ‘ente’ con ‘inteligencia artificial’ al que queremos delegar las tareas propias del ser humano.

 

bbva-next-technologies-blog-IA-2

 

Para entrar en contexto, veamos qué es o cómo se define la inteligencia ‘natural’ y la inteligencia ‘artificial’.

Inteligencia: Se trata de un término que deriva de intellegere y que está compuesta por: inter (“entre”) y legere (“escoger”). Por lo tanto, un individuo es inteligente cuando es capaz de elegir la mejor opción entre las posibilidades que se presentan a su alcance para resolver un problema y/o al adquirir conocimientos  1.

Inteligencia artificial: Coloquialmente, el término inteligencia artificial se aplica cuando una máquina imita las funciones ‘cognitivas’ que los humanos asocian con otras mentes humanas, como por ejemplo ‘aprender’ y ‘resolver problemas’ 2.

Ahora que tenemos ambas definiciones nos quedaría saber a qué se refiere el término ‘Artificial’. Para ello vamos a exponer algunas situaciones en las que se ha aplicado IA y tras su análisis obtendremos algo más de luz. ¡Aviso! Vamos a repasar usos de la AI de todo tipo, para que podamos comprender hasta qué punto es importante para nosotros.

La IA en nuestras vidas

Caso de uso 1. AI en videojuegos: empecemos por algo sencillo y sin importancia. En el ámbito de los videojuegos, el objetivo del ser humano no es más que entretenerse, pero por parte de la IA la mayoría de las veces se le define el objetivo de conseguir la máxima puntuación y si para ello debe hacer trampas las hará. ¿Por qué? Porque en este caso se utiliza el Aprendizaje por Refuerzo (Reinforcement Learning), que viene a decir que las máquinas aprenden para conseguir una mayor recompensa. Es decir, en este caso, el programador define que la puntuación es la recompensa, y la máquina deberá ‘razonar’ sobre el resultado de sus acciones para corregirlas y así alcanzar una mayor puntuación.

Caso de uso 2. AI en la creación de arte  ¿Sabéis que las máquinas ya ‘pintan’ o ‘crean’ cuadros de arte? Pero quién les ha enseñado qué es el arte y los movimientos pictóricos. La respuesta es sencilla: nosotros, los seres humanos. Le hemos dado acceso a las máquinas a una base de datos de cuadros y ellas, simplemente estudiando los patrones han sido capaces de generar una imagen que podría haber sido perfectamente expuesta en un museo. Esto se consigue ‘enfrentando’ a dos IAs (Redes neuronales) que forman una Red Generativa Adversaria (GAN), una será la que genere esas pinturas y la otra la que diga si esa pintura es algo sintético o real. Durante el proceso, ambas inteligencias se van retroalimentando y aprendiendo de sus resultados, por lo que el ‘bot’ generador cada vez proporciona mejores pinturas y el ‘bot’ discriminante cada vez es más ‘exquisito’.

Caso de uso 3. AI en la salud Existen ámbitos en los que la IA tiene en sus manos la salud e integridad de las personas. Por ejemplo, la sanidad pública española, por sus tiempos de espera, cuenta con un ‘bot’ que es capaz de gestionar el funcionamiento de un hospital y optimizar al máximo sus recursos como el mejor aliado. Por otro lado, los diagnósticos de enfermedades podrían ser cada vez más rápidos y fiables si confiásemos en las máquinas, ya que algunas de ellas ya han superado a algunos de los mejores doctores en diagnóstico de cáncer.

 

bbva-next-technologies-blog-IA-3

 

Caso de uso 4. AI en conducción. Eso de que nos recoja un coche en la puerta de casa y nos lleve a nuestro destino sin que tengamos que preocuparnos de nada sería la solución a los accidentes y atascos que actualmente ocurren. O quizá no, ya que ¡ojo! Los coches autónomos que se están probando aún no tienen la capacidad humana de distinguir una señal de tráfico en perfectas condiciones de una alterada con pegatinas o pintadas, algo que es un problema, ya que les lleva a no respetarlas y por consiguiente pueden inducirlas a error y pueden causar accidentes.

Caso de uso 5. AI en política y medios de comunicación. Los presentadores de noticias también están sufriendo “intrusismo” laboral! En China (¡claro!) hay máquinas que simulan a una persona y simplemente leen y muestran la información (qué sería de los chistes de Matías Prats si este sistema llegara a España!). Incluso a los políticos está llegando la IA, pues en Tokyo ya se ha presentado un ‘bot’ a alcalde de uno de sus barrios y aunque detrás de todo haya dos personas que controlan todo, no deja de ser curioso que este bot se comprometa a ofrecer “oportunidades justas y equilibradas para todos”.

Caso de uso 6: AI en asistentes de hogar. Los asistentes en el hogar son ya una realidad cada vez más usadas. Un dispositivo al que le preguntas por cierta información e inmediatamente te responde es algo bastante útil y llamativo, no obstante, estos dispositivos nos permiten ir más allá de conocer el estado del tráfico o el tiempo que hará el fin de semana. Podemos pedirle que controle la altura de las persianas sin tocarlas, que regule la intensidad de la luz de las lámparas, que realice una lista de la compra e incluso pedirle que nos reserve hora en la peluquería o en un restaurante, algo que nos ayuda mucho en nuestro día a día y que nos permite hacernos la vida más fácil.

Caso de uso 7. AI en seguridad He dejado para el final lo peor, o mejor, según se quiera ver. A nadie le parece raro que la seguridad y las armas puedan ser gobernadas por una máquina (Skynet está aquí). Ya se han llevado a cabo investigaciones en las que se aplica inteligencia artificial con fines armamentísticos y, no sin razón, numerosos expertos instan a boicotear dichos estudios por el potencial riesgo que podría suponer que toda esa tecnología se volviera en nuestra contra. En cuanto a la seguridad de nuestros datos, ya se ha desarrollado una IA capaz de generar huellas dactilares que permitan acceder a los datos de las personas.

Tratando la información para llegar a una conclusión

Como podemos ver, los fines para los que se usa la IA en el día a día dependen de las personas que estén detrás de ella. Algunos de sus usos son inofensivos para nosotros, pero, sin embargo, otros casos pueden ser potencialmente peligrosos, ya que suponen  confiar la ética del ser humano a una máquina.

De hecho, toda la información que trata una máquina para ser independiente y arrojar sus propias conclusiones está ‘influenciada’ con los prejuicios de la sociedad. Para evitar este tipo de situaciones es necesario elaborar una ética para máquinas que ayude a proporcionarles una ‘conciencia’, algo fundamental en un ser humano.

Pues repasando estos casos.. Al final, va a resultar que lo ‘artificial’ de la inteligencia de las máquinas somos las personas. Nosotros definimos su ‘identidad’ y sus ‘principios’. Pero, ¿cómo podemos programar un vehículo autónomo que circule garantizando la integridad de sus ocupantes y a su vez la seguridad del resto de sujetos que le rodean? ¿Qué ocurrirá en el momento en el que un arma inteligente deba decidir si ataca a una persona por la seguridad de otras?

Para terminar…una reflexión

En los últimos 150 años la humanidad ha investigado, desarrollado y mejorado más en tecnología que en el resto de la historia. Pero hasta ahora, ninguno de los inventos han tenido la capacidad de pensar por sí mismos, por ello, quizá sea el momento de parar y reflexionar si como sociedad estamos yendo por el mejor camino para todos y si realmente estamos resolviendo los problemas que se están planteando.

 

bbva-next-technologies-blog-IA-4

 

Está claro que debemos utilizar la mayor capacidad de cálculo y procesamiento de datos de las máquinas en beneficio de la sociedad. No obstante y ¡esto es solo una opinión! creo que siempre es bueno reflexionar si estamos preparados para enseñar a las máquinas a pensar por sí mismas a ciertos niveles, pues puede que convenga esperar hasta que seamos capaces de solucionar estos conflictos nosotros mismos.

Imágenes: Unsplash y Pexels.

Las opiniones vertidas por el autor son enteramente suyas y no siempre representan la opinión de BBVA Next Technologies.

¿Quieres saber que más cosas hacemos en BBVA Next Technologies?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, brindarle una grata experiencia y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando por este sitio web, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información accediendo a nuestra política de cookies aquí.