spinner

Hemos puesto a prueba el Proyecto Alias, y esto es lo que hemos descubierto

Los asistentes de voz y nuestra privacidad no son muy buenos amigos. Esto hace que se estén creando proyectos tipo “parásito” como Alias, que toman el control del asistente de voz ayudando a proteger la intimidad del usuario. Pero, ¿es esta la solución definitiva?

Según Google, una de cada cinco búsquedas ya se realiza con voz. Si se cumplen las previsiones que hay con respecto al futuro la tendencia al alza terminará de consolidarse en un par de años, posicionando a los asistentes de voz como una de las herramientas más importantes de nuestro día a día.

La rápida evolución de estos gadgets hace que todavía queden cabos sueltos con respecto al tratamiento de nuestra privacidad. Claro ejemplo de esto son las aplicaciones desarrolladas por terceros. Este tipo de aplicaciones, como hemos comprobado en el Sec Lab de BBVA Next Technologies, obtienen el control de los datos obtenidos por los asistentes de voz virtuales y con ello la posibilidad tanto de almacenar la información obtenida del usuario como de responderle. Los fabricantes han puesto múltiples limitaciones al control que obtienen este tipo de aplicaciones, sin embargo, la información que puedan pedirnos u obtener de nuestro entorno es difícilmente controlable.

Alias, el “parásito” que lucha contra las escuchas de los asistentes de voz

Uno de los proyectos que hemos investigado en el Sec Lab de BBVA Next Technologies es Alias, que propone añadir un dispositivo de tipo “parásito” que tomaría el control del asistente de voz virtual, enmascarando así el comando de activación del asistente de voz por el que nosotros decidamos.

El dispositivo tiene dos funcionalidades. Por un lado, cuenta con dos micrófonos que nos permitirán decirle qué comando de activación queremos que use, y que nos entienda cuando lo digamos. Por el otro, inutiliza los micrófonos del asistente de voz emitiendo ruido justo encima de ellos para que el asistente no será capaz de entender nuestras conversaciones.

Esquema de piezas. Fuente: Web oficial del proyecto.

El proyecto nos proporciona una aplicación web preparada para visualizarse desde el móvil que nos permite configurar un nuevo comando de voz o sustituir el existente. Aunque es una prueba de concepto, en instructables podemos encontrar los pasos para realizar nuestro propio dispositivo. Para ello sólo necesitamos de una Raspberry Pi, un array de micrófonos y dos altavoces, como se muestra en la imagen inferior.

Nuestra reproducción de Alias. Visión de las piezas ya montadas.

Investigando a fondo el Proyecto Alias

Hemos visto que Alias es capaz de evitar que Google Home reconozca nuestros comandos de voz, sin embargo, este proyecto ha sido desarrollado pensando en usuarios que hablan inglés por lo que una vez que llamamos a Alias, es necesario hablar con el asistente de voz en el lenguaje anglosajón.

Dentro de los testeos realizados, hemos podido comprobar cómo las configuraciones por defecto del ruido emitido por Alias para inutilizar los altavoces, deben ser modificadas ligeramente para aumentar su potencia. Esto se debe a que en diversas pruebas hemos comprobado cómo el algoritmo de Google es capaz de entender nuestro comando de activación pese a tener activado Alias.

Google Home con nuestra versión de Alias. Visión del prototipo final.

Otro factor importante es la colocación de Alias sobre el asistente. Si el acople no es preciso, los altavoces no estarán junto a los micrófonos del asistente, provocando que en algunos casos nuestras palabras no sean correctamente interpretadas por el dispositivo.

El ruido emitido por Alias no es ruido blanco como podría aparentar en un principio. Analizándolo detenidamente se ve que es una composición de fragmentos de voces destinados a confundir al intérprete del dispositivo. A un nivel más técnico, hemos visto que pese a este ruido que introduce Alias, es posible recuperar las voces de las personas de alrededor con un tratamiento de la señal de audio, sin embargo, un creador de aplicaciones malicioso no será capaz de acceder al audio que graba nuestro dispositivo si no hemos activado previamente su aplicación.

¿Es la solución definitiva?

Este proyecto es una solución muy interesante y pese a ser una prueba de concepto, consideramos que cuenta con un alto grado de usabilidad. A pesar de esto, aún quedan pasos por recorrer para que lo pueda usar cualquier persona porque aún es necesario tener conocimientos sobre las tecnologías que lo componen.

Proyectos como Alias suponen un buen revulsivo para darnos cuenta de donde pueden mejorarse los apartados de privacidad y seguridad de la tecnologías que usamos habitualmente. Es por eso que pese a que esta no sea la solución definitiva, abre paso a que otros desarrolladores tomen nota y sigan mejorando este u otros proyectos en la misma dirección y manteniendo un enfoque en el que la seguridad y privacidad del usuario sean aspectos prioritarios.

¿Quieres saber que más cosas hacemos en BBVA Next Technologies?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, brindarle una grata experiencia y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando por este sitio web, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información accediendo a nuestra política de cookies aquí.