spinner

Design Research o cómo prototipar para provocar al usuario

La palabra «research» puede dar miedo a la hora de planificar un proyecto: que si no tenemos tiempo, no hay presupuesto para esto, que si somos muy pocos… O la peor justificación: «En nuestro caso no aplica, porque ya conocemos al usuario». Ouch.

Por suerte, los equipos de diseño de compañías como Airbnb, Facebook, Netflix o MailChimp llevan años demostrando que la investigación de usuarios es fundamental en todo proyecto digital, e incluso comparten aprendizajes en sus blogs, dejando claro el payback que se obtiene del design research.

Nuestra obsesión con los usuarios

Tener en cuenta al usuario es una de las máximas del Design Thinking, y eso se debe plasmar en la distribución y el proceso de trabajo de los equipos. Los diseñadores de BBVA Next Technologies que participamos en proyectos del Grupo lo vivimos en primera persona: la parte de negocio busca la viabilidad de la solución, la parte de tecnología se asegura de que pueda ser implementada, y nosotros, como diseñadores, ponemos en valor la experiencia del usuario.

El triángulo del usuario en BBVA

 

Nuestra aportación no se limita a diseñar pantallas atractivas e intuitivas, ni a definir flujos coherentes, que tengan en cuenta todos los detalles desde el onboarding hasta la baja del servicio. Nada de esto tiene sentido si no se testea con el usuario antes de que el producto salga al mercado. En este sentido, hay varios tipos de investigación, y los más destacados son la evaluativa y la exploratoria:

  • El test de usuarios es el ejercicio más común para evaluar la usabilidad y comprensión de un producto digital. El concepto es simple: diseñamos un prototipo o maqueta (Axure, Sketch e Invision son las herramientas más populares), que puede ser en baja o en alta fidelidad, e invitamos a una persona ajena al proyecto para que resuelva ciertas tareas que le proponemos (por ejemplo, hacer una transferencia en divisas). A partir de su comportamiento en este test, de sus dudas y sus errores, detectamos barreras que sirven para iterar el producto antes de pasar a la fase de desarrollo.

 

  • La entrevista es uno de los ejercicios más habituales en la fase exploratoria (junto con los focus groups). La idea es comprender necesidades y oportunidades en el ámbito que nos interesa explorar. Esta fase debe ser el punto de partida de todo proyecto.

A diferencia de los tests de usuario, en las sesiones exploratorias no utilizamos prototipos en alta fidelidad, sino que nos basamos en el discurso para introducir focos de discusión.

La complejidad de algunos temas, junto con la breve duración de las sesiones, pueden frenar que se genere un clima de confianza entre el entrevistado y el investigador. Y si no logramos crear un contexto cómodo, en el que el usuario se sienta seguro de exponer sus pensamientos y sus puntos de vista, difícilmente llegaremos a una comprensión holística, que nos permita tener en cuenta nuevas propuestas. Precisamente, una de las técnicas para ir ‘más allá’ es utilizar prototipos conceptuales en esta primera fase exploratoria, antes de empezar a pintar wireframes.

Provotypes (Anthony Weiler and David McKenzie – Medium)

Provotypes: hemos venido a provocar

Para ilustrar el poder de los provotypes (prototype to provoke), voy a partir de mi experiencia en el curso de Future Casting del Copenhagen Institute of Interaction Design (CIID). Junto con otros compañeros, también diseñadores, teníamos un reto muy claro: ahondar en las percepciones que tienen los ciudadanos sobre la comida sintética. Traducido: los alimentos cultivados en un laboratorio.

Arrancar una entrevista con un ¿Qué te opinión tienes sobre la comida sintética? puede ser frío. Y poco provechoso. Sobre todo si no se empieza con preliminares (práctica muy habitual entre los researchers). Enseñar un huevo hecho con una impresora 3D puede parecer una provocación. O el pantallazo de cómo será la app de McDonald’s en 2050, vendiendo hamburguesas ‘lab-grown meat’ a 50 céntimos de euro. Y nos podemos venir incluso más arriba, y mostrar la noticia sobre una pareja británica que acaba de ingresar a la cárcel por canibalismo, porque clonaban su propia carne en casa para comérsela.

Ejemplo de ‘provotypes’ en el CIID (Xavi Sorinas)

Parecen ejemplos extremos, pero nos permitieron abordar temas sobre sanidad, ética, legalidad, pobreza, medio ambiente, y una larga lista de impactos íntimamente relacionados con la comida sintética. No tuvimos que diseñar flujos ni pantallas. Bastó con un poco de investigación secundaria (a partir de información ya existente), conseguir el material y tangibilizar las ideas. Mostrar estos provotypes a los usuarios rompió de inmediato las barreras entre el usuario y el entrevistador. Y lo mejor: se puede aplicar a todo tipo de proyectos, por muy serios / aburridos que parezcan. ¿Encajan en tu próximo proyecto?

 

Imagen de portada: Shutterstock

Las opiniones vertidas por el autor son enteramente suyas y no siempre representan la opinión de BBVA Next Technologies.

¿Quieres saber que más cosas hacemos en BBVA Next Technologies?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, brindarle una grata experiencia y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando por este sitio web, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información accediendo a nuestra política de cookies aquí.